El mundo empresarial, es uno que cada día crece más y más. A pesar de que llegó a tener épocas oscuras, donde eran pocas las empresas que conseguían crecer, ya estamos en una época donde la innovación ayuda en muchas formas a desarrollar esos pequeños proyectos que tanto queremos tratar de hacer crecer.

Es verdad que las grandes empresas son las que terminan controlando todo, pero siempre el objetivo de todo esto es llegar hasta aquel lugar, hasta las macro empresas, hasta los titanes de las industrias y ser parte de gran circulo que envuelve las compañías de todos los tipos. Existen muchísimas formas en las cuales las personas puede emprender un negocio pero son pocas las que te ayudan a avanzar de nivel.

Las personas tienen toda la razón en dudar si vale la pena iniciar un pequeño negocio hoy en día, pues si la competencia (que termina siendo una macro empresa) es la que controla el mercado, ¿qué tienen esos pequeños emprendedores por ofrecer?

Hemos llegado a una etapa en la que podemos hacer 2 simples cosas:

– Reciclar una idea ya creada.
– Crear nuestra propia idea desde nuestro parámetro general e interno (conceptos puramentes propios).

Si eres de aquellos que deciden seguir la tendencia de lo que funciona, pues debes saber que la única forma en la que podrás persistir es apegándote completamente a lo que funciona. El tratar de ser diferente puede ser algo arriesgado, tal vez y llega a funcionar, pero esto termina siendo muy limitado.

Este sistema funciona de una forma simple, sigue lo que está funcionando en ese momento, brinda primero la cantidad de eso que la calidad en sí. Cuando digo esto, a lo que me refiero es que no trates de mejorar el producto o servicio, sino que este sea capaz de ser más rápido y sea más constante.

Ahora bien, si lo que quieres es ser original, créeme que aunque hayan más de 1,000 libros enseñándote a ser un buen inversor o visionario, todo estará en la experiencia que tengas y la que conseguirás

Toma en cuenta que lo que estás iniciando es tuyo, es tu idea y por lo tanto debes tratar de conocer absolutamente todos los parámetros existentes para hacer que este funcione correctamente.

Proyéctate a futuro y si en ese futuro (tan complejo de asimilar) tu creación logra ver la posibilidad de tener frutos, inicíalo sin titubeos, desarróllalo y hazlo grande. Pero, hay algo que debes recordar siempre, y es que no importan que tan preciado eso para ti, al final cuando algo deja de funcionar, solo hay que saber dejarle ir.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *